El Banco de España limita el interés a los depósitos de los ahorradores

Los nuevos topes se fijan en el 1,75% en depósitos a un año, el 2,25% a dos años y el 2,75% a tres años.

Economía - 2/5/2013 Pedro Cubiles
Imagen de la noticia Banco de España, EFE
Los ahorradores que se acerquen estos días a una sucursal bancaria en busca de una buena rentabilidad para su dinero podrían encontrarse con ofertas que distan mucho de aquellas que superaban el 4%, para los depósitos bancarios, hace algunos meses.

Según el director de zona de la Caja Rural de Canarias, Javier López, “la mayoría de entidades” están introduciendo cambios en sus ofertas que no superan en ningún caso el 2,75% de interés. López reconoce que estos cambios “no están sentando demasiado bien a los clientes”, que buscan nuevas alternativas, “sin que se hayan producido grandes desbandadas”.

Este es el resultado de la recomendación que ha hecho el Banco de España a las entidades para que limiten el interés de sus depósitos a plazo fijo. Una recomendación que, según la Asociación Española de Banca (AEB) ha sido llevada a cabo “entidad a entidad de forma individualizada” y de manera “verbal”.

Estas directrices no son de obligado cumplimiento. Sobre todo para las entidades extranjeras, que se rigen por la regulación de sus países de origen, incluidos sus fondos de garantía de depósitos. De ahí que el Banco de España no se pronuncie de forma oficial y niegue que exista ninguna circular al respecto.

Sin embargo, algunos responsables del sector como el presidente del Banco Popular, Ángel Ron, ven “prudente y positiva” la llamada de atención del máximo responsable bancario español. Ron ha señalado en unas declaraciones a la agencia de noticias EFE que “si no se financia a tipos más bajos, uno lo va a repercutir antes o después a sus clientes”.

Las nuevas medidas buscan también, terminar con la guerra de campañas para captar clientes a cualquier precio. Algo que según Miguel Ángel Sánchez, presidente de la Asociación de Economistas de Tenerife, “ayudará a consolidar la cuenta de resultados y la solvencia de las entidades”. Sánchez afirma que esta medida ya se está poniendo en práctica y que forma parte de “la reordenación a la que se está sometiendo el sector”.

Así, aquellas personas que busquen rentabilizar sus ahorros a plazo fijo se encontrarán con unos topes que rondan el 1,75% en depósitos a un año, el 2,25% a dos años y el 2,75% a tres años. Esto no afectará a aquellas personas que tuviesen contratado un depósito antes del 1 de enero de 2013. Sin embargo, tras el vencimiento del mismo, no podrán renovarlo con la misma rentabilidad.

Pero las nuevas medidas también podrían tener otras consecuencias. Sin ir más lejos, la utilización de formas alternativas de sacar rendimiento al dinero, como podría ser la bolsa. En este sentido, Miguel Ángel Sánchez no descarta un incremento de las inversiones aunque puntualiza que el perfil del inversor de bolsa, más a corto plazo, difiere bastante de las personas que buscan la rentabilidad de sus ahorros a medio o largo plazo.

A las nuevas directrices del Banco de España hay que añadir el Real Decreto por el que se obliga a todos los ciudadanos españoles a informar de depósitos en el extranjero antes del 30 de abril de 2013. Otra medida que según el Ministerio de Hacienda se lleva a cabo “en virtud de la ley de lucha contra el fraude". Aunque según Miguel Ángel Sánchez, no se trata sólo de una medida preventiva sino también de carácter recaudatoria.

Algunos expertos creen que esta ley podría ser la antesala de un nuevo impuesto de patrimonio sobre depósitos. Sin embargo, el Ministerio de Hacienda ha desmentido rotundamente esta posibilidad. La institución afirma que en la actualidad existen suficientes mecanismos de gravamen para el ahorrador y que recientemente se ha aprobado otro, denominado “de tipo cero”, que afecta sólo a las entidades, y que según el Ministerio busca evitar la competencia desleal entre las mismas.

Algunas asociaciones de consumidores ya han manifestado su descontento, sobre todo por los porcentajes marcados por el Banco de España. Afirman que solo benefician a las entidades y que dejan poco margen para refugiarse en productos rentables y seguros. David Pérez, miembro de Unión de Consumidores de España, va más allá y pide mucha prudencia a la hora de contratar cualquier producto financiero, sean o no depósitos. Pérez afirma que “hay que leer muy bien la letra pequeña e informarse de las características del producto” antes de firmar nada. Así evitaríamos sorpresas como en el caso de las preferentes.